Impacto das estratégias de integração da atenção no desempenho das redes de serviços de saúde em diferentes sistemas de saúde da América Latina



Baixar 7.97 Mb.
Página11/21
Encontro18.09.2019
Tamanho7.97 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21

Conclusiones


En términos de los resultados encontrados en esta investigación –como patrón general- se destaca de las entrevistas que no se percibe colaboración ni continuidad entre proveedores de los distintos niveles de atención. De esta manera, se explicitan problemas en la calidad de la atención de salud y debido a las limitaciones en la resolución de los problemas de salud por los cuales se consulta, y una deficiente oportunidad -sobre todo en el nivel secundario y terciario- de la atención. Como resultado, se percibe una evaluación negativa de la red de atención de salud, la que se percibe fragmentada y sin resolutividad.

A diferencia de la Red Norte, no se observan diferencias en la percepción de la continuidad de la atención por sexo; y el único caso donde se evalúa bien la continuidad en la accesibilidad a exámenes es el de una mujer. Esta situación pudiera estar relacionada con que los entrevistados en área presentan tanta co- morbilidad como las entrevistadas. Entre ellos hay dos pacientes que tienen o han tenido cáncer y perciben serias limitaciones en la continuidad de la atención y en la accesibilidad a los distintos niveles para sus tratamientos y seguimiento.

En directa relación con lo anterior, tanto usuarias como usuarios perciben graves problemas y limitaciones en la comunicación entre los equipos profesionales de los distintos niveles asistenciales. Al igual que lo percibido en la Red Norte, se aprecia que algunos perciben comunicación principalmente a través de las fichas clínicas, informes escritos o datos en el computador. Sin perjuicio de los anterior, no se percibe que sean los propios usuarios los que transfieren información, como se elicitó en el área norte.

De las entrevistas se deduce que existe la percepción generalizada tanto en hombres como mujeres, sean pacientes o cuidadores/as es que no hay una secuencia ni seguimiento acorde a los que se necesita para resolver sus problemas de salud, ni en las horas médicas ni en los exámenes o cirugías que se requieren.

Una situación similar de falta de continuidad y accesibilidad es percibida en relación a los exámenes, especialmente aquellos más complejos como scanner, y respecto de las cirugías. En el caso de los exámenes, la percepción es que –al igual que en el área norte, debido a la demoras con que se consiguen las horas a especialista, estos deben volverse a hacer pues pierden su valor clínico al estar desactualizados.

Respecto a si se perciben contradicciones e incoherencias entre los diagnósticos y tratamientos, en esta área –respecto del área de intervención- si bien se comparte el patrón general de que no mayores inconsistencias, una situación que parece estar vinculada con la mayoría de las enfermedades que presentan usuarias y usuarios están en la Ley AUGE y son GES, por lo tanto se cuenta con protocolos de manejo y derivación formalizados entre los niveles y también todos y todas están en el programa de crónicos de larga data en los Servicios de Atención Primaria de Chile, si hay más casos donde los y las usuarias perciben que no hay consistencia entre los diagnósticos y tratamientos.

Además, se percibe en varias usuarias una evaluación deficiente de la aplicación de la ley Auge y de la estrategia GES, en el sentido de que perciben que no hay continuidad ni seguimiento entre los distintos niveles de atención en la red de salud.

En el tema de compartir o transferir información, se aprecia que los usuarios y usuarias de la Red Sur, perciben que conocen menos sobre este aspecto. Algunos y algunas que se manifiestan en este sentido con opiniones divididas entre los que perciben que no hay comunicación y los que perciben que ésta es limitada y problemática. Pocos/as identifican mecanismos de información y no hay una percepción acerca de que ellos transfieren datos importantes para los médicos y profesionales. Más bien la percepción de los y las usuarias es que a los equipos profesionales no les interesa el conocimiento sobre sus problemáticas y por eso no les preguntan acerca de sus enfermedades o la atención que recibieron en otro nivel de la red.

Entre los factores que limitan, dificulta o anula la continuidad de la atención, el que se percibe como el más importante es la inestabilidad de los profesionales, principalmente los médicos en el nivel primario de atención. Al igual que en la red norte, el hecho de que exista una lata rotación de médicos es conceptualizado como un gran problema que atenta contra la calidad de la atención, el seguimiento apropiado y la efectividad clínica.

En el ámbito de los factores personales, se perciben las condiciones de salud y las co-morbilidades, sobre todo en el caso de personas con dificultades para moverse no hay personas discapacitados; no se explicita que la falta de redes de apoyo sea un aspecto que limita la continuidad y accesibilidad para la atención. Hay que señalar que no hay personas en sillas de ruedas y la más de la mitad cuenta con cuidadoras y cuidadores.

De manera similar a lo descrito para la Red Norte, es destacable que en las entrevistas se aprecia el valor que le otorgan a la salud y los múltiples esfuerzos que estos usuarios y usuarias del sistema de salud pública realizan para cumplir con los controles y gestionar su salud en el ámbito de su vida cotidiana.

Por último y en estrecha relación con lo que se percibe como limitante, los y las entrevistadas identifican que a nivel del sistema de salud es crucial mejorar la formación, disponibilidad, y accesibilidad a los especialistas y procedimientos especializados de segundo y tercer nivel incluyendo cirugías. Otras propuestas apuntan a que el sistema de salud se centre en la persona y se humanice la atención.

En esta misma línea las propuestas en el plano de los servicios de salud se vinculan a que se mejore la gestión y organización de las citas de especialistas, y como parte de este desarrollo y gestión que se asegure la estabilidad de los médicos, haciendo efectivo el rol del médico de familia o médico de cabecera. Esta estrategia se propone como una medida indispensable para asegurar la consistencia y coherencia de la atención, el seguimiento, una mejor calidad de la relación médico paciente tanto en las dimensiones humanas como clínicas.

El tema de género es transversal a la muchos de los aspectos mencionados: se observa que –al igual que en la red norte, las cuidadoras son en su mayoría las cónyuges o hermanas de los enfermos, con un grado muy alto de involucramiento en la mantención y continuidad de sus familiares que van desde estar pendientes de las horas hasta la preparación de las dietas necesarias y medicamentos requeridos.

Si bien no se observan mayores diferencias en la percepción de falta de continuidad de la atención de salud, si se aprecian diferencias por género en la percepción de la comunicación, del seguimiento, la importancia del responsable clínico del enfermo y la evaluación de la ley Auge y estrategia GES. En todos estos aspectos mencionados, las mujeres evalúan de manera más crítica al sistema de salud.

En este misma línea y respecto de las patologías trazadoras, hay que destacar que la mayor parte de las y los entrevistados que presentan diabetes están en el programa de crónicos, y sólo dos usuarias no han sido vistas por diabetólógas/os. Un aspecto a destacar que tampoco han sido referidas a oftalmólogos para exámenes.

En el caso de EPOC, la única paciente con dificultad respiratoria, fue diagnosticada en el sistema privado y no ha logrado acceder al especialista en el sistema público

En suma, los y las usuarias perciben un sistema de salud con problemas en la fluidez y continuidad asistencial debidos principalmente a la dificultad de acceder de forma oportuna y acorde a sus necesidades a los niveles secundario y terciario de atención. Como resultado se percibe una calidad de atención deficiente.



A pesar de que las co morbilidades son similares entre hombres y mujeres, y los aspectos de continuidad de gestión de la atención no presentan diferencias por género/sexo. Si hay una apreciación distinta entre hombres y mujeres respecto a la comunicación, y seguimiento así como al funcionamiento del GES y la Ley AUGE, siendo percibida de manera más negativa por las mujeres; situación estas que sin duda deben ser explorada de manera más profunda.


IV




1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   21


©aneste.org 2017
enviar mensagem

    Página principal